Hacia nuevos horizontes después de la pandemia

Como a muchos de nuestros alumnos, la pandemia nos ha planteado el reto de reinventarnos. Cuando de repente todos los programas en los que habíamos puesto tanto empeño ya no fueron posibles porque las fronteras estaban cerradas y nadie podía viajar a España, fue un corte profundo y causó cierta frustración en nosotros. Aun así, como llevamos en la sangre el gen de emprendedores, no nos damos nunca por vencidos. Por eso, no dejamos que el estado de ánimo deprimido nos arrastrara por mucho tiempo, sino que empezamos a soltar ideas y a anotarlas. De repente, el color de nuestro horizonte cambió de negro intenso a gris medio, y una semana después a azul claro, porque ese fue el momento en el que nuestros cursos en línea comenzaron con el nuevo impulso generado. Llevábamos muchos años preguntando a los participantes en los cursos presenciales si querían continuar con el curso en línea de forma regular. La mayoría nos dijo algo así como “Cuando vuelva a mi vida cotidiana, no tendré tiempo para el español. Prefiero volver con vosotros de nuevo” o “No soy de los que se apuntan a las clases online, un curso presencial es mucho más divertido”. Y de repente, en el momento del confinamiento, muchos antiguos y habituales alumnos de español tuvieron más tiempo libre del que hubieran querido, porque todas sus actividades de ocio habituales desaparecieron de la noche a la mañana. De repente, hubo tiempo para el español en la vida cotidiana, y más participantes de lo esperado se apuntaron a nuestras clases de prueba y a los posteriores cursos online en grupos reducidos. El inestimable grupo beta, que aportó constantes comentarios y crítica constructiva a los profesores y a nosotros, contribuyó en gran medida a que nuestros cursos en línea fueran poco a poco tan comunicativos y divertidos como los presenciales.

Como personas bilingües y biculturales que se criaron entre las culturas alemana y española, trasladamos el concepto de los cursos online en español a los cursos online en alemán, y mira por dónde – funciona. ¿Y por qué no? ¿Qué mejor que transmitir tus conocimientos y experiencia a la siguiente generación? Como llevamos organizando y dirigiendo campamentos de inmersión en alemán desde 2008, pudimos recurrir a un gran tesoro de técnicas y materiales que solo había que adaptar al entorno tecnológico. Desde luego, no faltó la inspiración.

En ese momento volvió el flow, la corriente, que se había perdido bruscamente por el abismo del estado de alerta y el confinamiento.

Si alguna vez has leído u oído hablar de la ley de la atracción, ya sabes a qué me refiero. Cuando dedicas tu tiempo a hacer algo que te gusta, te llega más de lo mismo, atraes las actividades que te gustan como un imán.

Así llegó a nosotros el proyecto Erasmus+ deutsch.info, que nos encanta.

Pronto os contaremos más sobre el proyecto…

Si tienes curiosidad, echa un vistazo a las redes sociales de la Academia Pradoventura en Facebook e Instagram. Ya hemos hecho spoiler allí o, para decirlo con un verbo español: ya hemos destripado algo allí.

 

Deja un comentario

  • (will not be published)